Sobre el nacimiento y desarrollo de la pediatr


Ensayo sobre le nacimiento y desar



Baixar 461.03 Kb.
Pdf preview
Página76/125
Encontro30.06.2021
Tamanho461.03 Kb.
1   ...   72   73   74   75   76   77   78   79   ...   125
Ensayo sobre le nacimiento y desar
rollo de la pediatría
logo y finalmente, la enfermedad como respuesta a un agente específico que la determi-
na en el pensamiento etiopatológico.
Este panorama ofrecía motivos frecuentes de disputa y profundas divergencias doc-
trinales que clamaban la necesidad de un pensamiento nosológico integrador que refle-
jara, de algún modo, la totalidad del ser enfermo. Ello promovió la aparición del
movimiento constitucionalista cuya repercusión pediátrica no apareció hasta bien
entrado el siglo XX. 
Las circunstancias que motivaron el renovado interés por la constitución individual
fueron según Laín Entralgo (1961) de dos tipos; la visión del organismo como la unidad
correlacionada y la repercusión de la “disposición individual” en el desarrollo de las enfer-
medades. Esta última circunstancia había sido suscitada por los etiopatólogos al obser-
var como frente a una misma causa un individuo enferma y otro no, y que los que
enferman mostraban notables diferencias.
Como manifestación integracionista relevante tenemos la de J. H. Jackson (1834-
1911) y la de S. Freud (1856- 1939). Jackson se levantó contra el extremado localicismo
neurológico de Broca defendiendo un funcionamiento del sistema nervioso según niveles
funcionales y evolutivos del neuroeje. Sus hipótesis, desechadas inicialmente fueron revi-
talizadas a principio de siglo por von Monakow. Por otro lado Freud libera a la psiquiatría
de los límites que le impusiera Charcot, ampliando sus relaciones mas allá de las pura-
mente biológicas. 
La “disposición individual” ante la enfermedad fue asumida por las tres grandes men-
talidades antes aludidas, pero sus resultados difirieron notablemente. Para el anatomo-
clínico, la constitución descansaba sobre un substrato morfológico y en consecuencia su
método consistía en la mensuración y descripción de las formas y estigmas orgánicos.
Por el contrario el fisiopatólogo, interesado por la disfunción entendió la constitución como
derivada del peculiar funcionalismo del organismo analizada mediante pruebas funciona-
les. Finalmente los etiopatólogos estudiaban la idiosincrasia del individuo frente a las cau-
sas de enfermedad. 
Por lo que respeta a nuestra disciplina, la preocupación cristalizó en el reconocimien-
to de unos patrones morfológicos, fisiológicos y de respuesta al agente agresor que per-
mitían tipificar la “constitución normal”. La desviación de la norma determinaría un
trastorno constitucional. La idea queda fielmente recogida en los siguientes juicios de
Finkelstein (1929):
83


El fundamento constitucional sería para unos el genotipo, mientras que para otros, las
influencias ambientales serían más decisivas. Pero independientemente de este punto de
vista, las anomalías constitucionales que vislumbran los pediatras siguen por analogía al
resto de la medicina unas directrices morfológicas, funcionales o reactivas al agente agre-
sor.
Entre las primeras se presentan dos tipos, uno evolutivo en que la anormalidad se
refleja sobre el crecimiento y otro estructural reflejado en la constitución intrínseca de los
componentes orgánicos. Entre las anomalías morfológicas constitucionales “evolutivas”
se encontraría la “constitución hipoplásica” estudiada por Czerny y Keller (1906) y Tobler
y Bessau (1914). También quedarían incluidas en este apartado el gigantismo, la arac -
nodactilia, la condrodistrofia fetal y el mongolismo (Finkeslstein, 1929). Al tipo “estructu-
ral” pertenecería el raquitismo y la  osteogénesis imperfecta (Finkelstein, 1929). En cada
caso el trastorno fisiopatológico o reaccional se considerarían secundarios al morfológi-
co.
El punto de vista fisiopatológico en la constitución infantil reintroduce el concepto
de diátesis, expresión de desequilibrio funcional del organismo. Destacan entre ellas la
diátesis linfática caracterizada por la hiperplasia del tejido linfoadenoideo, la neuropática
de Czerny y Keller, (1906), expresada por la hiperexcitabilidad del niño y su conducta
84
La existencia de trastornos de la constitución es
evidente para aquellos médicos que tienen ocasión
de 
observar 
en 
inclusas 

hospitales,
simultáneamente,  gran  número  de  niños  en  las
mismas  condiciones  de  vida  y  ocasionalmente
también  a  los  mismos  agentes  nocivos  externos. 
La manera distinta de desarrollarse y comportarse en
todos los aspectos permite separar en estos medios
a  los  individuos  anormalmente  predispuestos  de
los  constitucionalmente.  Como  las  condiciones  de
vida son mucho mas fáciles de establecer para el
niño que para el adulto (ya que en este último las
influencias  son  mucho  mas  complejas),  así  se
explica  que  precisamente  los  pediatras  se  hayan
convertido  en  fervorosos  partidarios  de  la  doctrina
de  la  constitución  individual  y  de  su  importancia
para  estudiar  el  curso  de  todos  los  procesos
fisiológicos y patológicos.

1   ...   72   73   74   75   76   77   78   79   ...   125


©historiapt.info 2019
enviar mensagem

    Página principal