Sobre el nacimiento y desarrollo de la pediatr


La evolución como método general de organización del pensamiento



Baixar 461.03 Kb.
Pdf preview
Página107/125
Encontro30.06.2021
Tamanho461.03 Kb.
1   ...   103   104   105   106   107   108   109   110   ...   125
9. 2. La evolución como método general de organización del pensamiento
pediátrico
Cual podría ser la guía conveniente y el marco general que explicasen la complejidad
real del ser humano en desarrollo? Esto es, ¿cuales deberían ser las coordenadas que
permitieran explicar la naturaleza auténtica del niño y sus relaciones con otros miembros
de su propia especie, con otros seres vivos y con el mundo inanimado?
Por lo que venimos diciendo hasta el momento es obviuo que disponemos de preci-
sas descripciones morfológicas del niño en sus diferentes estadios del desarrollo tanto a
nivel macroscópico como microscópico; conocemos los detalles de su composición quí-
mica; conocemos bien sus funciones bioquímicas y orgánicas. En resumen, tenemos
unos conocimentos adecuados de su composición, estructura, forma y funciones.
Conocemos el “qué” y el “como” del niño sano y enfermo pero desconocemos el “porqué”
ellos son como son, el “porqué” de su composición química, su estructura, su forma así
como el “porqué” de sus funciones orgánicas y mentales.
115


La biología evolutiva nos da la respuesta a esta última cuestión. Además nos permite
comprender las bases de su conducta social y psicológica, relacionar las peculiaridades
de niños y adultos detallando su rol en la especie humana y en la cadena evolutiva,
conectarlos con otro seres vivos definiendo así el lugar del hombre en la naturaleza y en
el universo desde el Big Bang hasta el presente.
Pero la simple descripción de los atributos del niño en el seno de la especie resultaría
vaga sin considerar la evolución en el tiempo pues sin el pasado el presente resulta inex-
plicable. Por lo tanto si anhelamos una comprensión general de lo que es el niño en sí y
el papel que desempena en la especie humana, deberemos examinar minuciosamente
las causas y los modos mediante los que estos atributos han sido configurados a nivel
tanto del desarrollo individual como de la secuencia ancestral. Pues al igual que otras
criaturas vivientes los niños proceden de ancestros que han experimentado cambios a
través del tiempo por la interelación de su dotación genética y el medio ambiente que los
alojaba.  La información sobre la secuencia ancestral comenzó hace unos 3.500 millones
de años. Si esta secuencia evolutiva fuera pasada por alto los hechos biológicos carece-
rían de cualquier propósito serio.
El desarrollo a nivel del individuo y a nivel de la especie, íntimamente relacionados,
son los dos objetivos de esta síntesis. El desarrollo individual es un antecedente inevita-
ble para la asistencia al niño sano y enfermo. Es materia de estudio de innumerables artí-
culos y textos y, por su cotidianeidad e inmediatez en la práctica pediátrica no requiere
que justifiquemos aún más su importancia.
Respecto a la evolución de la especie humana, el segundo componente de esta sín-
tesis es comprender la realidad del niño en ella pues todo adulto no es otra cosa que un
niño que sobrevive. Un punto que al respecto debe ser resuelto a priori es saber si sobre
ese niño opera hoy día la selección natural, pues su ausencia haría irrelevante mucho de
lo expuesto y de lo que sigue.  Se ha argüido que gracias a la herencia no biológica (cul-
tural) el ser humano ha dominado ya el medio ambiente -principal restricción a la expre-
sión de su potencial genético-, que ya no hay auténtica evolución o, incluso que el hombre
es el principal agente de su propia evolución. 
La realidad no parece sustentar tan halagüeñas presunciones. Muy al contrario, el alto
número de cigotos que se pierden tras la fecundación, la alta tasa de abortos, de muer-
tes fetales y neonatales y la misma mortalidad infantil, del resto de la infancia y de la ado-
lescencia dan testimonio de la frenética actividad del medio ambiente, eliminando a los
menos aptos. Vale la pena evocar que la eliminación prenatal del producto de la concep-
ción es un fenómeno común y, aunque mal precisado, alcanza tasas entre el 29 y el 78
% (Stickle, 1968; Roberts y Lowe, 1975). Estas pérdidas representan la vía principal por



Compartilhe com seus amigos:
1   ...   103   104   105   106   107   108   109   110   ...   125


©historiapt.info 2019
enviar mensagem

    Página principal