Sanidad 2009 ministerio de sanidad y política social enfermedad de Chagas en personas procedentes de latinoamérica residentes en España sanidad 2009



Baixar 0.59 Mb.
Pdf preview
Página9/39
Encontro07.06.2021
Tamanho0.59 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   39
Ciclo peri-doméstico: Sirve de nexo entre el ciclo doméstico y 

el selvático. En él intervienen gran variedad de mamíferos (roedores, 

marsupiales, perros) que entran y salen libremente de las viviendas, y 

triatominos selváticos que son atraídos a las casas por la luz y el alimento, 

como Triatoma dimidiata. 

Ciclo selvático: Intervienen triatominos selváticos que infectan a 

numerosas especies y subespecies de mamíferos salvajes, terrestres o 

arbóreos. Algunos de los más frecuentes son: Panstrongylus megistus

Triatoma brasiliensis y Triatoma pseudomaculata en Brasil, Rhodnius 

pallescens en Colombia y Panamá o Triatoma pallidipennis en Méjico. En 

este ciclo selvático, los mamíferos pueden adquirir la infección también al 

ingerir triatominos infectados. 

Estos insectos son conocidos con nombres diferentes según el país: 

vinchuca en Bolivia, Argentina y Chile, chipo en Venezuela, chiribico en 

Colombia o barbeiro en Brasil, entre otros. 

II.4.  Otras vías de transmisión 

II.4.1.  Transfusión sanguínea/Trasplante de órganos 

La transfusión sanguínea de sangre completa o de hemoderivados es 

la segunda forma más frecuente de adquirir la infección después de la 

transmisión vectorial en diversas zonas de América, siendo la principal vía 

de transmisión en áreas urbanas, donde no es habitual encontrarse el vector. 

Aproximadamente un 20% de las personas que reciben una transfusión de 

un donante infectado adquieren la infección.

Debido al aumento progresivo de casos de enfermedad de Chagas en 



España, y tras la aparición de tres casos transmitidos por esta vía en nuestro 

país


7-9

, se publicó, en el año 2005, el Real Decreto 1088/2005, por el que se 

obliga a todos los centros de transfusión a realizar estudio serológico a todo 

posible donante nacido, hijo de madre nacida o que haya sido transfundido 

en países donde la enfermedad es endémica. 

18 


SANIDAD 


Además, el 14 de Marzo de 2008 se publicó el Plan Nacional de Sangre 

de Cordón, donde se recogen las mismas recomendaciones que con la 

transfusión sanguínea para todo potencial donante. 

II.4.2. Vía vertical 

La prevalencia de infección crónica por T. cruzi en mujeres en edad fértil, la 

tasa de transmisión y la morbimortalidad de los casos de infección congénita 

varían en las distintas áreas estudiadas; constituyendo una vía de infección 

frecuente que supone un importante problema de salud pública en la mayoría 

de las áreas endémicas así como en zonas no endémicas. La tasa descrita de 

transmisión congénita oscila entre un 1 y un 10%

3

. En un estudio realizado 



en Bolivia, se observó una tasa de transmisión congénita del 5-6%

10

, similar 



a la descrita en Argentina

11

, pero mayor que en Brasil



12

 o Paraguay

13



Una mujer embarazada puede transmitir el parásito en cualquier 



estadio de la infección y en cualquier momento del embarazo, incluso 

durante el parto. Los mecanismos implicados en la transmisión no se 

conocen con exactitud: se sabe que T. cruzi invade y se multiplica en las 

células de Hofbauer de la placenta, desde donde libera tripomastigotes al 

embrión o al feto. Para que se produzca la infección trasplacentaria debe de 

existir parasitemia detectable en la mujer embarazada, siendo por tanto más 

frecuente en la fase aguda, pero llama la atención el hallazgo de placentas 

parasitadas sin infección en el neonato. Además una misma mujer puede dar 

a luz niños con infección congénita en uno o más embarazos y a su vez una 

hija infectada podrá transmitir en un futuro la infección a sus hijos, lo que 

se conoce como Chagas congénito de segunda generación. De esta forma, 

la vía de transmisión maternofetal puede propagar la infección en áreas no 

endémicas e incluso en personas que nunca han vivido en área endémica. 

Así como la transmisión por transfusiones y trasplantes están 

controladas en España, la detección de una posible transmisión vertical es 

un tema pendiente de regulación. Hay hospitales donde se hace el screening 

en mujeres embarazadas, pero sólo en algunas autonomías, como Cataluña 

o la Comunidad Valenciana, está regulada la necesidad de realizar pruebas 

a las mujeres embarazadas latinoamericanas para descartar que padezcan 

una infección crónica y que puedan transmitírsela a sus hijos. Se recomienda 

realizar serología de T. cruzi a toda mujer embarazada latinoamericana o hija 

de latinoamericana, en cualquier momento de la gestación o incluso en el 

momento del parto. En el caso de que esta fuera positiva, habrá que realizar 

la búsqueda del parásito en el recién nacido; si los estudios parasitológicos 

son negativos se deben de repetir al mes. Si en cualquiera de los dos casos 

anteriores se detecta parásito se debe de tratar al recién nacido, en el caso 

ENFERMEDAD DE CHAGAS EN PERSONAS PROCEDENTES DE LATINOAMÉRICA RESIDENTES EN ESPAÑA 

19 



de que no se detectara parásito, se debe de hacer serología de T. cruzi a los 9 

meses de vida del niño, tratando en el caso de que el resultado fuera positivo 

y terminando el seguimiento si fuera negativo

14



No se ha demostrado la presencia de parásito en la leche de mujeres con 

enfermedad de Chagas, por lo que no se recomienda suspender la lactancia 

en tal caso, salvo que existan heridas considerables en el pezón

15



II.4.3. Otras 

Otras posibles vías de transmisión, que se han dado en ocasiones, pero 

siempre de manera esporádica (<1%), incluyen: 

–  accidente de laboratorio: vía conjuntival por aerosoles producidos 

tras centrifugar muestras contaminadas o por pinchazos con agujas 

infectadas. 

–  ingestión oral: se han dado brotes tras ingestión de zumo de caña de 

azúcar y de agua contaminada con heces de vinchuca, principalmente 

descritos en Brasil

16, 17


20  


SANIDAD 


III. Epidemiología 

III.1. Áreas endémicas 

La enfermedad de Chagas ha sido, históricamente, una enfermedad propia 

de gente pobre de las áreas rurales de América Latina, donde el ser humano 

entró en contacto con los focos naturales, al trabajar la tierra en las áreas 

enzoonóticas en las que son abundantes las especies del vector adaptables 

a las viviendas del ser humano. Así se forzó a los triatominos infectados a 

ocupar viviendas humanas, donde éstos encontraron un refugio y sufi ciente 

alimento en la sangre humana y en la de los animales domésticos. De esta 

manera puramente accidental, el hombre pasó a formar parte de la cadena 

epidemiológica de la enfermedad de Chagas. El aislamiento geográfi co de 

estas zonas, el escaso desarrollo rural, la falta de integración, el hábitat 

propicio para el triatomino, la carencia de trabajo y recursos y los obstáculos 

para acceder a la información y a los adecuados procesos educativos, 

consolidan un escenario difícil de abordar. 

Aún así y debido a los altos índices de morbimortalidad descritos por 

esta enfermedad

18

, comenzaron a llevarse a cabo distintas iniciativas en el 



control vectorial en varios países endémicos: 

–  La Iniciativa de los países del Cono Sur (Argentina, Brasil, Bolivia, 

Chile, Paraguay y Uruguay) surgió en el año 1991 para tratar de 

disminuir la principal vía de transmisión mediante la fumigación de 

las viviendas con insecticidas de efecto residual (piretroides) y la 

vigilancia continua de su re-infestación por los triatominos, así como 

el control de la sangre usada en los centros de transfusiones. Estudios 

posteriores han demostrado que estos controles han reducido la 

incidencia de la enfermedad en un 70% en los países del Cono Sur, 

observándose por ejemplo en Argentina reducciones del 92% en las 

tasas de infestación domiciliar en todas las provincias endémicas. 

Bolivia es uno de los países más retrasados a este respecto, debido 

a que no se pusieron en marcha estos programas hasta 1998; aún así 

en ciertas áreas donde el porcentaje de casas infestadas era del 70%, 

después de la fumigación ha disminuido a un 3%. Uruguay, Chile 

y Brasil fueron declarados libres de la transmisión por Triatoma 

ENFERMEDAD DE CHAGAS EN PERSONAS PROCEDENTES DE LATINOAMÉRICA RESIDENTES EN ESPAÑA 

21 





Compartilhe com seus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   39


©historiapt.info 2019
enviar mensagem

    Página principal