Revista physis 20 indd



Baixar 243.76 Kb.
Pdf preview
Página9/17
Encontro23.04.2021
Tamanho243.76 Kb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   17
experiencia

Las prácticas de autoorganización suelen ser atravesadas por evaluaciones 

realizadas por los propios actores, en el caso de las Madres, y por la red de actores 

que se comprometen con ellas. En estas evaluaciones de los logros y problemas 

de la acción se pone en consideración la racionalidad de la acción, la definición 

de la estrategia. Mientras que los actores tradicionales de la política (partidos 

políticos, sindicatos, organismos de Derechos Humanos) no han actuado en el 

caso como lo han hecho las propias afectadas por la contaminación, sí en cambio 

realizan evaluaciones de la lucha de las Madres, cuestionándoles su estrategia, 

la pertinencia de los objetivos, del camino a seguir, de la lectura que hay que 

realizar de la situación. 

Lejos de poder definir con una conciencia racional ajena al contexto de la 

acción, en la mayoría de las oportunidades las Madres defininen el curso de 

acción a seguir a partir de sus vivencias. Los objetivos y caminos a recorrer se 

hacen al andar y no se resuelven externamente al contexto de lucha, institucional, 

al contexto de interacción con los funcionarios públicos. De este uso también 

podemos pensar que el involucramiento de las personas en la acción no se da por una 

conciencia racional o por un acto de concientización respecto del problema sino a 

partir de vivir un problema, de que pase por el cuerpo como padecimiento, como 

sentimiento compartido. El carácter vivencial de la experiencia (BERNSTEIN, 

1996) comporta una auto-percepción que marca un “entre”, a partir de lo vivido 

antes y después de la experiencia política. Este “entre” señala lo autotransformador 

de la experiencia, como las Madres señalan “ya no somos las de antes”.

La experiencia es principalmente un proceso de pasar por algo: un proceso de sopor-

tar algo, de sufrimiento y pasión, de afecto, en el sentido literal de estas palabras. El 

organismo tiene que soportar, que pasar por algo, por la consecuencia de sus propias 

acciones. En otras palabras, la experiencia tiene que ver con lo que hacemos y sufri-

mos simultáneamente. (WEST, 2008, p. 102).

Esta concepción de experiencia dialoga con nuestra situación para poner en valor, 

en primer lugar, una dimensión o aspecto de la práctica política de autoorganización 

que no acude necesariamente a un registro cognitivo, que no se realiza externamente 

al mundo sino desde su padecimiento, desde su sufrimiento, desde algo que se vive 

con el cuerpo, desde el cuerpo en situación, y que a la vez imprime sus huellas 

en el cuerpo. Hay interacción, relación, continuidad, comunicación permanente 

e inmanente a la situación. Para las Madres, el poder de la experiencia consiste en 



Physis Revista de Saúde Coletiva, Rio de Janeiro, 

20 [ 1 ]: 119-143, 2010



Po

bl

ac

io

ne

s e

xp

ue

st

as a a

gr

ot

óx

ic

os

: a

ut

oo

rg

an

iz

ac



n c

iu

da

da

na e

n l

a d

ef

en

sa d

e l

a v

id

a y l

a s

al

ud

, C

iu

da

d d

e C

ór

do

ba

, A

rg

en

ti

na

133

primer lugar en haber vivido la situación desde dentro y no como mero espectador, 

tampoco como analista externo, sino desde un “estar ahí”.




Compartilhe com seus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   17


©historiapt.info 2019
enviar mensagem

    Página principal