Repetidas veces y de diversas maneras Bill W., cofundador



Baixar 178.83 Kb.
Pdf preview
Página1/5
Encontro23.06.2021
Tamanho178.83 Kb.
#14959
  1   2   3   4   5


Repetidas veces y de diversas maneras Bill W., cofundador

de  A.A.,  dijo:  “La  maravillosa  energía  que  libera  [el  Paso

Doce] y la ávida acción con la que lleva nuestro mensaje al

alcohólico  que  aún  sufre,  y  que  acaba  por  convertir  los

Doce Pasos en acción en todos los asuntos de nuestra vida,

es  el  gran  beneficio,  la  realidad  magnífica,  de  Alcohólicos

Anónimos.” (Doce y Doce pág. 107). En otras palabras, la

fuerza acumulada de un alcohólico sobrio que se esfuerza

por alcanzar a un recién llegado en una reunión, multipli-

cada innumerables veces en los grupos de todas partes de

los  Estados  Unidos  y  Canadá,  es  la  sangre  vivificadora  de

A.A. a nivel mundial.

No  obstante,  mientras  A.A.  se  va  aproximando  a  su  72

aniversario, ¿cuál es la situación de nuestros esfuerzos perso-

nales  e  individuales  de  Paso  Doce?  ¿Son  nuestras  reuniones

en su mayoría, según la queja de un compañero, “tan ‘blan-

queadas’ que muchos recién llegados nunca han visto entrar

tambaleándose  a  un  verdadero  borracho  sucio  y  alborota-

dor”?  O  ¿siguen  esforzándose  los  A.A.  por  alcanzar  a  los

principiantes tanto como antes pero con la diferencia, según

sugiere la experiencia, de que relativamente pocos alcohólicos

llegan todavía borrachos a nuestras reuniones?

En los primeros años de A.A., el trabajo de Paso Doce era

una actividad muy práctica y apasionada. Los A.A rutinaria-

mente iban a visitar a los borrachos activos en casa o en el

hospital  o  centro  de  desintoxicación,  los  acompañaban  a

numerosas  reuniones,  les  contaban  sus  historias,  servían

como padrinos interinos y, en el caso del cofundador, el Dr.

Bob,  les  dejaban  las  papilas  gustativas  sorprendidas  al

comer un mezcla de chucrut, tomates y jarabe de maíz.

Más  tarde  iban  proliferando  los  centros  de  trata-

miento y, para el año 1986, según una encuesta trienal

de  los  miembros  de  los  Estados  Unidos  y  Canadá,

efectuada  por  la  Oficina  de  Servicios  Generales,  el

36%  de  los  A.A.  que  respondieron  dijeron  que  los

centros de rehabilitación y consejeros les habían

dado  la  orientación  que  sirvió  para  atraerlos  a

A.A.  Como  consecuencia  los  principiantes  cada

vez más llegaron a las reuniones limpios y bien

arreglados y casi todos sin temblores o los DT.

Al pasar unos pocos años, en algunas áreas los

centros de tratamiento empezaron a cerrar y, al

mismo tiempo, en los tribunales de justicia, los

jueces empezaron a enviar a los delincuentes

alcohólicos a A.A. — abriendo paso así sin darse cuen-

ta a multitud de malentendidos y confusión para muchos

grupos, principalmente porque los alcohólicos enviados no

entendían lo que A.A. era y lo consideraban un acto punitivo

por  parte  del  sistema  jurídico.  Con  demasiada  frecuencia,

se comportaban de manera hostil; como consecuencia per-

turbaban el desarrollo de las reuniones, había rupturas de

anonimato,  muchos  principiantes  se  veían  privados  de  la

apropiada  atención  y  el  trabajo  de  Paso  Doce  pasó  a  ser

teoría en vez de práctica.

Pero hoy día muchos miembros, en vez de carecer de entu-

siasmo por esta actividad, se han comprometido a inventar

nuevas formas de hacer el trabajo de Paso Doce, de recibir los

enviados por las cortes y de llevar el mensaje. Los resultados

varían de grupo a grupo pero son en general alentadores.

“¿Vemos  ahora  a  borrachos  entrar  tambaleantes  a  las

reuniones?”  dice  Jack  M.,  de  Midlothian,  Virginia.  “Sí,  los

vemos; y a menudo vienen enviados por la corte. Muchos no

saben que son alcohólicos, pero los miembros ya han pasado

por  esto  y  lo  saben.  De  vez  en  cuando  las  referencias  a  un

poder superior o a Dios como cada cual lo concibe les hacen

alejarse a algunos, pero la bebida les hace volver. Y algunos

principiantes  nos  llegan  de  un  centro  de  tratamiento  local,

tres o cuatro días después de desintoxicarse. Si han dado el

Primer Paso, admitido que son impotentes ante el alcohol, el

milagro  de  A.A.  puede  obrarse  en  ellos.  Los  ayudamos  en

todo lo que podemos, les ofrecemos listas de reuniones, folle-

tos de A.A., los números de teléfono de compañeros de A.A.

que pueden llamar, y a veces hacemos visitas de Paso Doce a

sus casas. Confiamos mucho en el valor del apa-

drinamiento,  tanto  el  temporal  como  de  más

larga  duración.  El  trabajo  de  Paso  Doce  me

ayuda  más  a  mí  que  al  principiante  porque  me

recuerda  nuevamente  que  cada  uno  de  nosotros

fue una vez principiante.”

Tradicionalmente,  A.A.  acepta  a  cualquier

persona que tiene un problema con la bebida.

Pero de vez en cuando se presenta un individuo

que  se  comporta  tal  mal  que  perturba  el  des-

arrollo de las reuniones. “Hoy en día,” dice Gayle

S-R, miembro del personal de la OSG,” la expe-

riencia  indica  que,  en  general,  relativamente

pocos  alcohólicos  llegan  borrachos  a  las  reu-

niones. Pero cuando se presentan en esa con-

dición,  los  A.A.  los  tratan  con  compasión  y

tolerancia,  les  ofrecen  un  café,  a  menos  que

con su presencia estén ocasionando trastornos

a los demás. Si llegan a ser muy alborotadores,

puede ser apropiado que los A.A. les acompa-

ñen  fuera  del  salón  de  reunión  para  hablar

calmadamente o invitarlos a una cafetería cer-

cana  para  tomar  un  café  y  comer  algo.  Si  los

www.aa.org

Noticias de la Oficina de Servicios Generales de A.A.

® 



La importancia de las visitas de Paso Doce





Baixar 178.83 Kb.

Compartilhe com seus amigos:
  1   2   3   4   5




©historiapt.info 2022
enviar mensagem

    Página principal