Ladislau Dowbor La era del capital improductivo


Control de la enseñanza y de las publicaciones académicas



Baixar 3.48 Mb.
Página21/88
Encontro30.06.2021
Tamanho3.48 Mb.
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   88
Control de la enseñanza y de las publicaciones académicas

Además de los think tanks y el control de la media, el control también de las visiones académicas avanzó radicalmente en las últimas décadas, por medio de la financiación corporativa directa y, en particular, por el control de las publicaciones científicas. En muchos países, y particularmente en Brasil, las universidades privadas se han convertido en propiedad de grupos transnacionales que presentan la visión corporativa en esencia. La dinámica es particularmente sensible en los estudios de economía. Helena Ribeiro muestra un ejemplo de esta deformación profunda de la enseñanza en la universidad Notre Dame de Nueva York, donde, coincidiendo que en el año 2009 el mundo financiero estaba colapsando ante los ojos de todo el mundo, los alumnos pensaron que éste era un tema excelente para el debate en el aula de macroeconomía. La respuesta del profesor: “Los estudiantes fueron lacónicamente informados de que el tema no constaba en el contenido programático de la asignatura, ni estaba mencionado en la bibliografía anexa y que, por eso, el profesor se planteaba no salirse de la lección tal y como estaba planteada. Y fue eso lo que hizo”. (Jornal dos Negócios, 2013)

El artículo de Ribeiro muestra las dimensiones de esta deformación, pero también las protestas de los alumnos y la multiplicación de centros alternativos de investigación económica, como el New Economics Foundation, el Young Economist Network, el Institute of New Economics Thinking y otras numerosas instituciones.53

Menos percibida pero igualmente importante es la oligopolización del control de las publicaciones científicas en el mundo. Según un estudio canadiense, The Oligopoly of Academic Publishers in the Digital Era, “en las asignaturas de ciencias sociales, que incluyen especialidades tales como sociología, economía, antropología, ciencias políticas y estudios urbanos, el proceso es impresionante: mientras que los cinco mayores editores eran responsables del 15% de los artículos en el 1995, este valor llegó al 66% en el 2013”. Tenemos aquí un dominio impresionante de grupos mundiales como el Reed-Elsevier, Springer, Wiley-Balckwell, y pocos más. (Larivière, 2015)54

El desafío aquí es grande: un sinnúmero de investigadores está huyendo del cartel de publicaciones científicas con fines lucrativos y publicando gratuitamente online, en el arXiv, PlosOne y otros. El MIT, hoy uno de los principales centros de investigación del mundo, pone a disponibilidad sus publicaciones e investigaciones gratuitamente por medio del OCW (Open Course Ware). Los sistemas de Recursos Educacionales Abiertos y otros están multiplicándose, incluso en la China (CORE-China Open Resources for Education). En los EUA ya son más de 15.000 científicos los que rechazan publicar con la Elsevier y otros grupos del oligopolio. Pero en Brasil, el mismo sistema de puntuación de los profesores y de las instituciones académicas privilegia a quien publica en el oligopolio.

The Economist, tan sólidamente defensor de los intereses privados, protesta: “En el 2011, Elsevier, el mayor editor de revistas académicas, tuvo un lucro de 1.200 millones de dólares de un total de ventas de 3.300 millones de dólares. Esos márgenes de lucro (37% contra 36% en el 2010) son posibles porque el contenido de las revistas es ampliamente ofrecido gratuitamente por los investigadores, y los académicos que hacen el peer-review de los artículos son normalmente voluntarios que no cobran… El objetivo de las publicaciones académicas es presentar de forma ampliamente disponible lo que hay de mejor en la investigación. Pero muchas acabaron haciendo lo opuesto. Ya es tiempo de que eso cambie.”55

Es esencial para nosotros, en este punto, destacar que el propio control corporativo de las publicaciones académicas promociona una masa de pseudoinvestigaciones que interesan a las propias corporaciones, como se vio en un sinnúmero de casos de publicaciones que minimizaban los impactos de la relación entre tabaco y cáncer, el impacto de los neonicotinoides, los cambios climáticos, las causas de la obesidad y otros. Los estudios de David Miller muestran como la propia investigación científica es en gran parte financiada y apropiada: “En el mundo corporativo, administrar la ciencia es simplemente una parte de las estrategias más amplias para influenciar las políticas de los gobiernos para proteger los beneficios. Fabricar controversia científica, en otras palabras, forma parte de la estrategia de lobbying.56






Compartilhe com seus amigos:
1   ...   17   18   19   20   21   22   23   24   ...   88


©historiapt.info 2019
enviar mensagem

    Página principal