La curiosidad en la adopción: ¿terreno pantanoso o cuestión de salud psíquica? Gina Khafif Levinzon



Baixar 342.31 Kb.
Pdf preview
Página1/9
Encontro14.12.2019
Tamanho342.31 Kb.
#5477
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


10

 . número 7 . año 3 . jun 2015



La curiosidad en la adopción:

¿terreno pantanoso o cuestión de salud psíquica?



Gina Khafif Levinzon

La  adopción  se  caracteriza  por  la  for-

mación  de  un  lazo  afectivo  y  jurídico 

entre un niño que no ha podido ser cre-

ado por sus progenitores y padres que 

han elegido crear a un niño con el que 

no comparten parentesco directo con-

sanguíneo. 

De parte del adoptado, hay una histo-

ria anterior, en la que hubo una ruptura 

en el contacto con sus padres biológi-

cos. Estos no han podido o no se han 

dispuesto a participar en el proceso de 

desarrollo del hijo y, muchas veces, han 

vivido  situaciones  verdaderamente 

traumáticas. En general, son personas 

en alto grado de desamparo financiero y afectivo, o incluso, algunas veces, con com-

prometimiento psíquico considerable. En la gran mayoría de los casos, la genitora no 

cuenta con el apoyo del padre del niño. La separación entre la madre y el niño puede 

ocurrir en diversas edades, pero suele darse cuando el hijo todavía es pequeño. 

El niño siente los efectos de esa separación, que dependerán tanto del momento y las 

condiciones en las que se llevó a cabo, como de sus características propias. Podemos 

afirmar que esta situación representa un trauma, que podrá ser sentido como una leve 

cicatriz, o, en casos más graves, como una herida abierta. Si la discontinuidad del con-

tacto con la madre biológica ocurrió justo al inicio de la vida del hijo, cuando bebé, este 

no guardará recuerdos conscientes de ella o de lo que pasó. Por otro lado, la experien-

cia clínica nos muestra que en estos casos hay algún tipo de registro afectivo de lo vi-

vido, sin palabras, y que corresponde a lo que la psicoanalista Melanie Klein (1957/1991) 

denominó “recuerdos en sentimientos”. A través de tests psicológicos proyectivos o la 

transferencia en la situación analítica, nos sorprendemos de la presencia de esas me-

morias inconscientes. 

temas sobresalientes 



foto  Flávio Pereira


11

temas sobresalientes

 

 . número 7 . ano 3 . jun 2015



En los casos de adopciones tardías, o sea, las que se dan cuando el niño tiene más de 

dos o tres años de vida, ya se puede hablar de recuerdos más explícitos del ambiente 

anterior a la adopción. Estos pueden incluir el contacto con los genitores, o incluso, el/

los centro(s) de acogida donde vivió hasta la adopción. Aun así, cuando se habla con el 

niño sobre ese periodo, solemos encontrar una memoria selectiva, permeada por sus 

fantasías y llena de huecos. En función del dolor presente, muchas veces los niños quie-

ren olvidar esas vivencias que los remiten a sentimientos de abandono, desamparo y 

anonimato. Al ser adoptados, satisfacen su necesidad primordial de vivir en una familia 

y ser amados por padres presentes, especialmente cuando el proceso de adopción se 

lleva a cabo de forma satisfactoria.

La historia de los padres adoptivos también es un importante elemento a ser considera-

do en ese proceso. La mayoría de las veces, han adoptado por cuestiones de esterilidad 

de uno o ambos cónyuges y han hecho una serie de tratamientos frustrados hasta que 

decidieran  recurrir  a  esta  forma  de  parentalidad.  La  adopción  les  propicia  la  valiosa 

experiencia de satisfacer sus instintos maternos y paternos y construir una familia. Sin 

embargo, no siempre la imposibilidad de generar hijos es bien elaborada y ello puede re-

percutir de forma negativa en la relación con el niño. En esos casos, los comportamien-

tos del hijo que desentonan de las expectativas de los padres les hace siempre recordar 

“que no lo han engendrado”. Son las llamadas ‘fantasías de la mala sangre’ (Levinzon, 

1999, 2004, 2014a), que están asociadas a sentimientos de rechazo inconscientes.     

Hay otras motivaciones posibles para la adopción, como el conocimiento anterior del 

niño, alguna forma de parentesco, la elección de determinado sexo, el miedo al embara-

zo, el intento de sustituir un hijo perdido, el deseo de tener otro hijo cuando se ha alcan-

zado cierta edad en la que ya no es posible quedarse embarazada, la identificación con 

la huerfanidad, la falta de pareja, entre otras. Además hay un deseo ‘de hacer el bien’, 

que trae importantes complicaciones en el convivio sincero con el hijo, puesto que se 

pasa a esperar ‘gratitud por el bien hecho’. Podemos afirmar que la motivación para la 

adopción representa un telón de fondo que prenuncia salud o turbulencia emocional, 

según lo bien que haya sido elaborada psíquicamente. Actualmente, la exigencia legal 

de que los padres adoptivos pasen por grupos preparatorios para la adopción busca 

minimizar los efectos de esas variables.

Dentro de este panorama general, podemos afirmar que la cuestión de la curiosidad es 

clave en el mundo adoptivo, en lo que se refiere tanto al niño, como a los padres adop-

tivos. De parte del niño, representa la búsqueda por una parte de su identidad, de su 

historia anterior. De parte de los padres, configura el enfrentamiento a la situación de 

no consanguinidad con el hijo, con los desarrollos reales e imaginarios de esa condición.

Mi objetivo, en este trabajo, es examinar escrupulosamente el tema de la curiosidad en 

el mundo adoptivo, resaltando los aspectos que indican salud psíquica y los que señalan 

bloqueos psicológicos, acompañados del análisis de material clínico.



12

temas sobresalientes

 

 . número 7 . ano 3 . jun 2015





Baixar 342.31 Kb.

Compartilhe com seus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9




©historiapt.info 2023
enviar mensagem

    Página principal