Guía para la atención de focos y de situaciones de emergencias sanitarias de fiebre aftosa



Baixar 98.96 Kb.
Pdf preview
Página9/191
Encontro07.06.2021
Tamanho98.96 Kb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   191
Prefacio
9
9


De igual forma países con esta condición, mantienen activos sistemas de vigilancia
epidemiológica, apoyados por eficientes laboratorios de diagnóstico para enfermedades
vesiculares. A nivel de vacunas, los países libres mantiene un contingente disponible
por la posibilidad de aparición de brotes.
La enfermedad generalmente no causa letalidad, y a menudo no es prioridad para el
control en muchos países en desarrollo, en los cuales se mantiene la circulación viral
y son fuente potencial para la difusión a otros zonas o países. El análisis filogenético
de los virus circulantes a nivel mundial, revela la existencia de siete reservorios principales
y cada uno requiere una estrategia a medida para el control global y regional de la
enfermedad.
La enfermedad presenta una frecuencia endémica en muchos países, situación muchas
veces generada por un bajo incentivo para aplicar estrictas campañas de erradicación,
dado que un cambio de estatus solo implica un beneficio pequeño o incluso negativo
según las condiciones productivas y socioeconómicas del país. Lo anterior, se describe
principalmente en países no exportadores de mercancías pecuarias y con sistemas de
producción extensivos y a menor escala. Por ello, se requiere de la aplicación de una
estrategia integrada de control progresivo a escala internacional, que reconozca
avances parciales para evitar la difusión hacia zonas o países libres en los cuales la
enfermedad nunca ha sido detectada, o bien ha sido erradicada luego de eficientes
e intensivos programas de control y erradicación.
Los países que han logrado la erradicación de la enfermedad, paulatinamente obtienen
beneficios considerables en aperturas comerciales para las mercancías pecuarias, no
obstante, se necesita de la cooperación regional ya que el mantenimiento de una
situación epidemiológica favorable utilizando las herramientas actuales, requiere
tiempo, recursos y esfuerzo, que deben ser abordados desde una política sanitaria a
nivel país. La mantención de los estatus sanitarios de países o zonas libres, se torna
complejo si no se establece una adecuada coordinación a nivel de fronteras en países
con vecindad geográfica. Se debe implementar una política de transparencia y
cooperación que permita el desarrollo de una agenda conjunta a nivel de fronteras.
Cerca de cien países aún no pueden ser reconocidos como libres de Fiebre Aftosa.
De poco sirve que los países apliquen estrictos programas de combate contra esta
enfermedad, si éstos no vienen respaldados por una estrategia global que incluya
sistemas de detección temprana, alerta rápida y la aplicación de medidas de contingencia.
De no ser así, el riesgo de que la enfermedad sea reintroducida a países libres mediante
intercambios transfronterizos incluyendo el movimiento de personas, es elevado,
lo que justifica el enfoque mundial para el control progresivo de esta enfermedad.
10
10


En América Latina el sector pecuario es de gran relevancia. Actualmente la producción
pecuaria en América Latina y el Caribe (ALC) representa aproximadamente el 13% de la
producción pecuaria mundial y tiene una tasa de crecimiento cercana al 4% (superior al
promedio mundial del 2,1%). La contribución del sector al PIB Agropecuario regional es
de un 45%. El valor de la producción pecuaria anual en ALC es de 79 mil millones de dólares
americanos, donde la ganadería bovina representa el 62% del total de la producción
pecuaria regional. Lo anterior, reafirma que la prevención, control y erradicación de la Fiebre
Aftosa sea considerada una prioridad para el desarrollo socioeconómico regional.
La presencia de la enfermedad en la región Andina, provoca un gran impacto en los
mercados internos y fronterizos incidiendo directamente en el bienestar de los pequeños
productores y comunidades vulnerables, impactando en la seguridad alimentaria y en los
índices de pobreza. La región no ha potenciado aperturas de mercado para la exportación
de mercancías pecuarias como ha sido el caso de los países del Cono Sur, razón por la cual
la aparición de brotes de Fiebre Aftosa no tienen un impacto significativo en los mercados
internacionales.
En la región Andina el número de animales susceptibles a la enfermedad supera los 96,2
millones de cabezas, que se encuentran distribuidos en aproximadamente dos millones
de propietarios. La mayoría de los ganaderos pertenece a la categoría de pequeño productor,
en los cuales las consecuencias directas asociadas a una posible infección de Fiebre Aftosa
son la disminución de la producción y la reproducción, y las indirectas, están relacionadas
con la restricciones derivadas de las acciones sanitarias para el control y/o erradicación de
focos.
No obstante de la carencia de un perfil exportador de mercancías pecuarias, los países
Andinos, con el apoyo y asistencia técnica de instituciones nacionales y regionales de salud
animal encargadas del combate de esta enfermedad transfronteriza, han realizado enormes
esfuerzos que han permitido el avance en el control progresivo. Colombia posee más del
98% de su territorio nacional reconocido como libre de Fiebre Aftosa con y sin vacunación,
presentando un foco durante el año 2009, sin embargo, mediante un programa estructurado
del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) logró mantener su estatus sanitario, abordando
de forma eficiente la reintroducción a nivel fronterizo. Perú presenta un alto porcentaje
de su territorio en la misma condición. Bolivia luego de diez años de ejecución de un
programa de vacunación sistemática no presenta focos desde el año 2007.  Ecuador y
Venezuela presentan una importante caída sostenida de la incidencia en los años 2010 y
2011. Ambos países se encuentran en una condición endémica bajo control, reformulando
sus programas nacionales de Fiebre Aftosa mediante la identificación de puntos críticos
que permita focalizar los recursos y acciones que permitan un avance hacia una fase de
erradicación.
11
11


Considerando la relevancia de coordinar en la región Andina la lucha contra la Fiebre
Aftosa, Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela, así como la Comunidad Andina
(CAN), solicitaron asistencia técnica a la FAO para apoyar la consolidación del esfuerzo
regional para el control progresivo de la enfermedad, a través del fortalecimiento de
la capacidad de los Servicios Veterinarios de los países Andinos por medio de una
estrategia complementaria y coordinada a la existente, a nivel nacional, fronterizo y
regional, considerando elementos sinérgicos y esenciales como la socioeconomía, la
educación sanitaria, la armonización y coordinación regional, sustentando de esa
forma el control progresivo en la región.
Con este propósito la FAO ha preparado, con la participación de los Servicios Veterinarios
de los países Andinos, dos proyectos de cooperación técnica, con una duración prevista
de cuatro años, gracias al apoyo de la cooperación internacional. Desde un punto de
vista de gestión, a través de una iniciativa innovadora se han articulado los dos
proyectos en un proyecto regional integrado, con el propósito de lograr mayor
eficiencia y eficacia en el uso de los recursos humanos, técnicos y financieros.
Uno de los pilares fundamentales del proyecto es disponer de estrategias y mecanismos
mejorados de gestión y mitigación de riesgos, con el fin de mejorar las capacidades
para enfrentar las acciones de control y erradicación  de la enfermedad, mediante el
desarrollo de nuevas herramientas y creación de capacidad acorde al Estado en que
cada país se encuentra en la gestión del riesgo, como base para posibilitar su avance
en la Ruta de Control Progresivo de la Fiebre Aftosa (PCP, por sus siglas en inglés).
La presente guía ha sido elaborada en base a la revisión de documentos estratégicos
para enfrentar focos de Fiebre Aftosa en países, zonas y regiones del mundo con
diferente situación epidemiológica, normativa internacional, y consultas con expertos
sobre la materia. Este documento espera contribuir a que los países de la región
Andina dispongan de una guía estructurada según las diferentes condiciones
epidemiológicas presentes en la región, para que frente a una situación incierta, se
definan acciones directivas y técnicas que ayuden a los sistemas de respuesta a
responder frente a la presencia de focos de Fiebre Aftosa y/o ante una emergencia
sanitaria.
Esta guía describe en forma clara, concisa y completa la enfermedad, los actores y sus
responsabilidades en caso de eventos adversos. Ha sido concebida para ser usada
como instrumento estratégico de información, conocimiento y armonización de
procedimientos en la región Andina, en la identificación y abordaje de situaciones de
riesgo ya que define acciones para prevención, control y erradicación, dependiendo
de los diferentes escenarios epidemiológicos de cada ecosistema, junto con establecer
los grupos de acción prioritarios para abordar las diferentes actividades con un
adecuado equilibrio entre la flexibilidad (aplicable a varios escenarios) y la especificidad
(información específica). De esta forma, la guía describe estrategias de intervención
para países con presentación endémica, de brotes esporádicos, libres con vacunación
12
12


y sin vacunación contra la Fiebre Aftosa, con la finalidad de responder en forma
oportuna y eficiente frente a focos de la enfermedad y/o a una emergencia sanitaria
disminuyendo el impacto económico y/o social de la misma, siendo de responsabilidad
de las autoridades de cada país el establecimiento de las medidas basadas en un
análisis integral técnico, económico, social y político.
13
13
Alcance
El ámbito de aplicación de la presente guía es la descripción de los procedimientos
que deben ser aplicados por los Servicios Veterinarios de la región Andina con el fin
de detectar precozmente focos de Fiebre Aftosa, y realizar una rápida y eficiente
respuesta frente a brotes de la enfermedad, con la adecuada implementación de
medidas de bioexclusión y biocontención basadas en aplicaciones de medidas sanitarias
de control y la implementación de planes de contingencia. Lo anterior, según los
diferentes escenarios epidemiológicos de ecosistemas primarios, secundarios, de
brotes esporádicos y libres mediante la aplicación de la transparencia y reforzamiento
en la notificación de la enfermedad a nivel regional e internacional.




Compartilhe com seus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   191


©historiapt.info 2019
enviar mensagem

    Página principal