Guía para la atención de focos y de situaciones de emergencias sanitarias de fiebre aftosa



Baixar 98.96 Kb.
Pdf preview
Página46/191
Encontro07.06.2021
Tamanho98.96 Kb.
1   ...   42   43   44   45   46   47   48   49   ...   191
5.1. Vacunación Profiláctica.
La vacunación ha sido una de las medidas sanitarias que mayor impacto ha producido
sobre el control y erradicación de la FA en los países de América del Sur. La aplicación
de un programa de vacunación produce cambios en el mantenimiento y la difusión
de la infección. La magnitud de estos cambios está determinada por parámetros
relacionados con la interacción entre el virus y el animal y con las características de
la vacuna disponible, referidas a su efectividad, duración de inmunidad inducida y
fundamentalmente cobertura de vacunación en la población. La vacuna tiene un efecto
directo sobre el animal vacunado, lo protege frente a la enfermedad en un porcentaje
que dependerá de la eficacia de cada vacuna, pero también tiene un efecto indirecto
sobre el conjunto de la población al disminuir el número de animales susceptibles,
interrumpiendo el ciclo de transmisión y observándose una disminución en la incidencia
de la enfermedad, situación que permite un quiebre de los patrones endémicos.
La vacunación contra FA se utiliza en forma rutinaria en muchos países o regiones
reconocidas como libres de FA con vacunación y en los países o zonas donde la
enfermedad es endémica. En países o zonas donde se realice un programa de
vacunación profiláctica, se debe aplicar un plan de forma esquemática y de carácter
obligatorio según la condición epidemiológica. La vacuna de la FA no induce una
buena respuesta inmune principalmente en la categoría de los animales jóvenes, por
lo tanto, puede mantenerse la circulación viral en este grupo de animales a pesar de
estar vacunados. Los programas pueden considerar periodos de vacunación simétricos,
o bien adaptados a los sistemas de producción, y en el cual todos los terneros deben
ser vacunados al nacer y si los animales van a ser movilizados deben tener al menos
dos vacunaciones. De manera conceptual la frecuencia de vacunación debe estar
basada en la situación epidemiológica de la zona, del perfil de riesgo sanitario
identificado y del tipo y calidad de vacuna en operación en base a los requisitos de
calidad, inocuidad y eficacia recomendados por la OIE.
Capítulo 1. F
iebr
e Af
tosa.
41
41
Guía para la Atención de Focos y de Situaciones de Emergencias Sanitarias de
 


Compartilhe com seus amigos:
1   ...   42   43   44   45   46   47   48   49   ...   191


©historiapt.info 2019
enviar mensagem

    Página principal