Guía para la atención de focos y de situaciones de emergencias sanitarias de fiebre aftosa



Baixar 98.96 Kb.
Pdf preview
Página102/191
Encontro07.06.2021
Tamanho98.96 Kb.
1   ...   98   99   100   101   102   103   104   105   ...   191
Zona Libre o no afectada
Es aquel territorio que comprende todo el resto del territorio que no está afectado
por la emergencia y donde no se aplican medidas sanitarias de tipo zonal.


Capítulo 4. Conf
ir
mación de F
iebr
e Af
tosa.
Guía para la Atención de Focos y de Situaciones de Emergencias Sanitarias de
 
Fiebre Aftosa.
89
89
Fuente: Adaptado de mapa de foco de Fiebre Aftosa en el departamento de Lurín, Perú, donado por SENASA Perú.
MAPA 4.1
Zonas Sanitarias.
4.5  Aplicación de la vigilancia clínica y serológica.
Tiene por objetivo la detección precoz de nuevos casos y la identificación de rebaños
expuestos a la infección, proporcionando información de la extensión de la infección y
permitiendo la evaluación de riesgo.
Su orientación y planificación va a estar dada por la atención denuncias de sospecha
de Fiebre Aftosa que se originen en las zonas delimitadas, y por la investigación
epidemiológica en curso (ver cuadro 3.1) del rebaño afectado que permite determinar
la potencial difusión directa de la infección a otras explotaciones por medio de animales,
productos, personas y vehículos, e indirecta a explotaciones colindantes con riesgo de
exposición.
Se debe considerar que es altamente probable que el primer caso detectado, no
corresponde al caso primario, por tanto la vigilancia es un componente clave de una
emergencia sanitaria.
Es una acción paralela a las medidas contraepidémicas y debe ser efectuada por un
equipo técnico específico para esta labor.


Capítulo 4. Conf
ir
mación de F
iebr
e Af
tosa.
Guía para la Atención de Focos y de Situaciones de Emergencias Sanitarias de
 
Fiebre Aftosa.
90
90
Es importante disponer de las fechas, tipo de movimientos y sus destinos, con las
direcciones exactas de las propiedades a investigar, con el fin de asegurar rápidamente
la localización de los predios expuestos durante los 30 días anteriores del inicio del foco.
Registrar en el mapa epidemiológico, el detalle de los movimientos ocurridos desde y
hacia el o los predios infectados.
Cada predio expuesto a la infección quedará interdictado en observación hasta que
la autoridad sanitaria lo determine, por un periodo no menor a 15 días, ni mayor a 30
días.
La periodicidad o frecuencia de la vigilancia dependerá del nivel de riesgo de exposición
que tenga cada predio según su cercanía o relación con la zona focal. La zona perifocal
es aquella con mayor riesgo de exposición a la infección, por lo tanto se aplica una
vigilancia con una frecuencia mayor. Se recomienda una inspección diaria o cada 3 días
de acuerdo a la disponibilidad y recursos. En la zona de vigilancia se recomienda una
frecuencia cada 7 o 10 días.
En la zona focal no se realiza vigilancia, ya que únicamente se aplican las medidas
sanitarias de control de foco.
La vigilancia se llevará a cabo mediante examen clínico con termometría, y muestra de
sangre y/o suero de los animales de los predios ubicados en las zonas perifocal y de
vigilancia, con el fin de detectar precozmente animales con signos clínicos de la
enfermedad o en fase prodrómica. Las muestras deben ser enviadas antes de 24 horas
al Laboratorio Oficial. Se debe incluir los mataderos y lugares de concentración de
ganado, cuando sus funciones no han sido suspendidas. Se debe seguir las
recomendaciones para el examen clínico descrito en la tabla 3.1 y gráfico 1.2.  En una
zona con vacunación el examen clínico debe incluir serología desde la primera visita.
En cada visita a los predios se debe verificar la totalidad de los animales existentes en
relación a censos anteriores, la cual debe quedar documentado y se debe averiguar
donde se movilizaron los animales para ampliar la investigación epidemiológica y de
ser necesario, aplicar la sanción correspondiente.
Si se verifica caso sospechoso, se debe interdictar el predio (o mantener la interdicción)
y comunicarlo inmediatamente al COE, en espera de la confirmación de laboratorio para
el inicio del tratamiento de foco. El registro de un nuevo foco, implica revisar el mapa
epidemiológico de las zonas sanitarias y las medidas contraepidémicas de control.
En la visita de los establecimientos bajo vigilancia, se debe indicar a los propietarios y
encargados de los animales que observen el rebaño diariamente y notifiquen al COE
cualquier anormalidad observada. Se les debe informar el objetivo de las medidas
sanitarias que se están adoptando para el control de la enfermedad.
La vigilancia a los predios de cada zona delimitada, se debe mantener hasta que la autoridad
sanitaria determine que las ventanas de infecciosidad del foco han sido cerradas y no hay


Capítulo 4. Conf
ir
mación de F
iebr
e Af
tosa.
riesgo de difusión, o hasta que la zona recupere su estatus sanitario en caso de condición
de libre.


Compartilhe com seus amigos:
1   ...   98   99   100   101   102   103   104   105   ...   191


©historiapt.info 2019
enviar mensagem

    Página principal