Esta colección didáctica se dirige a jóvenes brasileños, estudiantes de nivel



Baixar 21.37 Mb.
Pdf preview
Página81/180
Encontro15.07.2022
Tamanho21.37 Mb.
#24269
1   ...   77   78   79   80   81   82   83   84   ...   180
Espanhol Sintesis - 3º AÑO
Química orgânica
 
d.
Se ruega no atender el móvil 
la película.
 
e.
Lloró 
felicidad.
 
f.
Todos han viajado
mi hermano.
 
g.
Compró un ordenador 
trabajar en casa.
 
h.
Hago eso 
vosotras.
 
i.
Voy 
estudiar Matemáticas.
 
j.
Ayer hubo una manifestación 
derechos humanos 
la plaza central.
 
k.
estudiar, vamos 
cine.
 
l.
abril no la veo.
 
m.
No vivimos 
una dictadura.
 
n.
Salió 
despedirse.
 
ñ.
Llegaron 
las siete.
 
o.
Viajamos 
Barcelona 
tren.
 
p.
Eso es muy frágil. Recógelo 
delicadeza.
 
q.
Se nota que estás 
una situación difícil 
resolver.
 
r.
En la foto, estoy 
Ulises y Paula.
 
s.
todas las previsiones, consiguió terminar su película.
 
t.
Adiós, ¡
el lunes!
3. 
Ordena los elementos y forma frases:
a. 
leer / los / sede / trabajadores / la / aviso / hacia / después / de / el / del / 
marcharon / sindicato
b. 
de / al / los / hijos / ciudad / unos / Pedro / de / libros / fueron / la / 
comprar / sobre / centro / para / aviación
c. 
tren / van / los / hasta / viajar / jóvenes / a / Coimbra / en / desde / Lisboa
d. 
sobre / la / los / políticos / con / del / madre / los / hijos / charló / país / 
problemas
e. 
las / de / niños / el / durante / bañan / verano / mar / vacaciones / los / se / en
6LQWHVLVB,QJOHVBYROB31/'BDB&LQGG
30


110
EL CINE
4. 
Completa la sinopsis con las preposiciones del recuadro (fíjate que 
se pueden repetir):
al • un • hacia • por • del • en • a • para • de
Elefante blanco dos 
curas, Julián y Nicolás, trabajan 
junto 
Luciana, una 
asistente social, 
una villa 
Buenos Aires. Juntos 
luchan mano 
mano 
resolver los problemas 
sociales 
barrio. Su trabajo 
los enfrentará tanto 
la 
jerarquía eclesiástica y 
los 
poderes gubernamentales como 
narcotráfico y 
la 
fuerza policial, arriesgando sus 
vidas 
defender su 
compromiso y lealtad 
los 
vecinos 
barrio.
Adaptado de . Acceso el 2 de mayo de 2013.
5. 
Completa los huecos con una de las dos preposiciones entre 
paréntesis, según lo requiera la palabra en negrita que la antecede.
a. 
Ana no está lista 
(para / en) salir.
b. 
Nadie duda 
(por / de) sus intenciones.
c. 
Estamos preocupados 
(para / con) los exámenes.
d. 
Juan se encargó 
(por / de) comprar los billetes.
e. 
¡Qué raro! Esta rana sabe 
(de / a) pollo.
f. 
Pepe se casó 
(con / contra) Carmela anoche.
g. 
Contamos 
(de / con) tu colaboración.
h. 
Quiero mucho 
(a / por) mis hijos.
i. 
Estos zapatos huelen 
(a / hacia) cuero.
6. 
Contesta a las preguntas: 
a. 
¿Cómo vienes a la escuela? 
b. 
¿En qué horario estudias? 
c. 
¿Dónde vives? 
d. 
¿Para qué estudias español? 
e. 
¿Cuándo serán las próximas vacaciones? 
Así como en 
portugués, en 
español algunas 
palabras exigen 
determinadas 
preposiciones:
A menudo los 
niños van a la 
escuela en 
autobús, pero a 
veces van a pie.
Estos contenidos 
están 
relacionados 
con el arte 
moderno.
Penélope decidió 
tomar parte en 
las discusiones.
¡ENTÉRATE!
Divulgación/Patagonik Film Group/Buena Vista International/Axiom Films
6LQWHVLVB,QJOHVBYROB31/'BDB&LQGG
30


111
CAPÍTULO 6
TEXTO PRINCIPAL
Para leer y reaccionar
1. 
Lee el texto:
Crónica de la ciudad de Managua
El comandante Tomás Borge me invitó a cenar. Yo no lo conocía. Tenía fama 
de ser el más duro de todos, el más temido. Había otra gente en la cena, linda 
gente; él habló poco o nada. Me miraba, me medía.
La segunda vez, cenamos solos. Tomás estaba más abierto; contestó suelto 
mis preguntas sobre los viejos tiempos de la fundación del Frente Sandinista. Y a 
medianoche, como quien no quiere la cosa, me dijo:
– Ahora, contame una película.
Me defendí. Le expliqué que yo vivía en Calella, un pueblo chico, donde poco 
cine llegaba, películas viejas…
– Contame – insistió, ordenó. – Cualquier película, cualquiera, aunque no sea 
nueva.
Entonces conté una cómica. La conté, la actué; intenté resumir, pero él exigía 
detalles. Y cuando terminé:
– Ahora, otra.
Conté una de gángsters, que terminaba mal.
– Otra.
Conté una de vaqueros.
– Otra.
Conté, inventándola de cabo a rabo, una de amor.
Creo que estaba amaneciendo cuando me di por vencido, supliqué clemencia 
y me fui a dormir.
Me lo encontré a la semana. Tomás se disculpó:
– Te exprimí, la otra noche. Es que a mí me gusta mucho el cine, me gusta con 
locura, y nunca puedo ir.
Le dije que cualquiera podía entenderlo. Él era ministro del Interior de 
Nicaragua, en plena guerra; el enemigo no daba tregua y no había 
tiempo para el cine, ni lujos así.
© Flavio Morais/Archivo de la editora
6LQWHVLVB,QJOHVBYROB31/'BDB&LQGG
30


112
EL CINE
– No, no – me corrigió. – Tiempo, tengo. El tiempo... uno se hace el tiempo, si 
quiere. No es problema de tiempo. Antes, cuando estaba clandestino, disfrazado, 
me las arreglaba para ir al cine. Pero ahora…
No pregunté. Hubo silencio, y siguió:
– No puedo ir al cine porque... porque yo, en el cine, lloro.
– Ah – le dije. – Yo también.
– Claro – me dijo. – En seguida me di cuenta. La primera vez que te vi, pensé: 
“Este tipo llora en el cine”.
Eduardo Galeano. El libro de los abrazos. Buenos Aires: Siglo XXI, 2010.

Baixar 21.37 Mb.

Compartilhe com seus amigos:
1   ...   77   78   79   80   81   82   83   84   ...   180




©historiapt.info 2022
enviar mensagem

    Página principal