Con historia



Baixar 43 Kb.
Pdf preview
Página4/264
Encontro06.01.2021
Tamanho43 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   264
COPYRIGHT:  
Esta é uma obra em acesso aberto, distribuída sob a Licença 
Internacional Creative Commons Atribuição‑Não Comercial  4.0 (CC BY N C 4.0).


182   
LAS FRONTERAS DEL ESPACIO VIVIDO: 
PAISAJES DE INCERTIDUMBRE. UNA PROPUESTA 
DE ESTUDIO DE LA PERCEPCIÓN DEL PAISAJE LOCAL 
PORTUGUÉS (SIGLO XVIII) 
María José Ortega Chinchilla
202   
LA CUESTIÓN DE LA FRONTERA. IBERISMOS, ZOLLVEREIN 
Y FERROCARRIL EN LAS IDENTIDADES PENINSULARES 
(1848‑1898) 
César Rina Simón
222   
CROSSING STATE AND RELIGIOUS BORDERS IN INTERWAR 
YUGOSLAVIA 
Gasˇ per Mithans
244   
MEMÓRIA, RUPTURA E CONTINUIDADE: A FRONTEIRA DE 
MOÇAMBIQUE NO INÍCIO DO SÉCULO XX 
Ana Cristina Roque
264   
L’ENJEU DU PASSEPORT DE TOURISTE AU LENDEMAIN DE LA 
SECONDE GUERRE MONDIALE : DÉFINITION DES MOYENS DE 
CONTRÔLE ET FONCTION DES ACTEURS 
Yvette Santos


4
INTRODUCCIÓN
REFLEXIONES SOBRE LA FRONTERA 
A LO LARGO DE LA HISTORIA
L
a “frontera” puede considerarse como uno de los temas que más se ha 
analizado a lo largo de la historiografía. A través del tratamiento dis‑
pensado a la temática “frontera” podrían incluso analizarse muchas 
de las características de las escuelas y corrientes historiográficas que se 
han ido ocupando de ella. Es, por tanto, un concepto histórico siempre 
vigente y moldeado por las inquietudes y vicisitudes de cada presente. En 
los últimos años, la “frontera” ha vuelto a adquirir una actualidad que la 
presenta como atractivo objeto de estudio de renovado interés entre los 
historiadores. 
En cierto sentido, la forma en la que se da tratamiento a la “fron‑
tera”  define  las  características,  no  solamente  de  una  escuela  historio‑
gráfica, sino también de las sociedades en las que se generan estos es‑
tudios. La situación económica mundial, el surgimiento de una nueva 
forma de entender la política en un panorama internacional cada vez 
más complejo así como una sociedad y cultura globalizadas gracias al 
uso de las nuevas tecnologías, son los presupuestos que, de alguna ma‑
nera, afectan a las nuevas perspectivas con las que se abordan actual‑
mente los temas fronterizos. Los matices en el estudio de las fronteras 
son tan variados que resulta imposible llegar a conclusiones generales, 
circunstancia  que  se  ha  traducido  en  la  existencia  de  un  corpus  den‑
so de literatura sobre la materia. Muchos trabajos sobre la frontera se 
han  realizado  abordando  la  multiplicidad  de  sus  dimensiones.  Entre 
éstas se incluyen las relaciones políticas y diplomáticas, intercambios 
comerciales y culturales, aplicación de la ley, asuntos jurisdiccionales, 


INTRODUCCIÓN
HISTORIAS DE FRONTERA. FRONTERAS CON HISTORIA
5
migraciones,  vivencias   cotidianas,  lengua,  convivencia,  tradiciones  e 
imaginarios colectivos. Entre todas estas implicaciones históricas en la 
que la frontera se presenta como protagonista, encontramos contextos 
generales  en  los  que  la  frontera  actúa  como  de  espacio  de  guerra  y/o 
de  paz,  de  continua  gestión  del  contacto,  conflicto  y  negociación,  de 
formación de identidades, de superación del espacio físico o de la ima‑
ginación, entre otros. 
En el presente volumen, el análisis de la frontera se realiza partiendo 
de una óptica longue durée que incluye desde los siglos medievales hasta la 
contemporaneidad, favoreciéndose con ello, no solamente el estudio com‑
parativo en el tiempo y en el espacio sino también la percepción de cam‑
bios y continuidades producidos en un mismo fenómeno. En este sentido, 
el concepto de “frontera” es prácticamente inagotable y la casuística refe‑
rente al tema resulta casi infinita. Intentar abordarlo de forma integral en 
una misma obra, aunque con la problemática obvia de la extensión, puede 
ser una estrategia interesante para salvar estas dificultades.
La intención de esta obra es la de ser una aportación más en el análi‑
sis de un concepto que está generando continuamente una gran cantidad 
de  estudios  y  que  conserva  siempre  una  cierta  actualidad  historiográfi‑
ca. Para su estudio, deben ponerse en marcha estrategias de análisis con 
metodologías integradas que incluyan enfoques comparativos, multidis‑
ciplinares,  transnacionales  y  transculturales  que  ayuden  a  profundizar, 
a su vez, en los parámetros políticos, culturales y socioeconómicos de los 
espacios de frontera.
En esta línea, el concepto tradicional de “frontera” utilizado por la 
historiografía, por el cual se aislaban los espacios y, por consiguiente, a 
los moradores de uno y del otro lado de este límite social y políticamente 
construido, ha adquirido recientemente nuevos matices y ha engrosado 
el contenido de su significado. Sin embargo, como ya hemos apuntado, 
el estudio del concepto y de las prácticas de frontera no es reciente y hay 
que sumar el interés científico y su importancia en el contexto de diversas 
disciplinas, no solamente de la Historia. Las Ciencias Sociales y Humanas 


INTRODUCCIÓN
HISTORIAS DE FRONTERA. FRONTERAS CON HISTORIA
6
en general han colaborado en el redimensionamiento de un concepto que 
nunca parece pasar de moda. 
La  frontera  se  convierte,  entonces,  en  una  zona  de  convivencia,  de 
colaboración y negociación entre una amalgama de personas, grupos y co‑
munidades. Por tanto, se ha de definir este espacio como un territorio vivo 
y permeable como consecuencia de las relaciones intrínsecas que se desa‑
rrollan entre los márgenes de este concepto. Al mismo tiempo, el espacio 
fronterizo también es una zona en constante conflicto y, en consecuencia, 
se enfatizan los límites, las diferencias y, en último término, se redefinen 
las identidades. En este sentido, el conflicto político lo entendemos como 
una alegoría que revierte sobre la construcción de una identidad que que‑
da delimitada por una frontera.
La frontera siempre se ha asociado a la evolución de las civilizaciones, 
precisamente  como  marco  dentro  del  cual  se  desarrollaban  las  mismas. 
Sin embargo, basta recordar el limes del Imperio Romano o la “frontera” 
al  sur  de  la  Península  Ibérica  medieval,  para  reconocer  que  no  siempre 
estuvo asociado a un pasaporte o a una nacionalidad y que, sin duda, en‑
contramos diferentes gradaciones fronterizas en función del aspecto que 
quiera reforzarse. De hecho, a modo de ejemplo, portugueses y castellanos 
eran conscientes de ser dos entidades bien diferenciadas, pero utilizaban 
el concepto “frontera” para referirse principalmente al espacio que los se‑
paraba de los vecinos musulmanes del sur, quienes conformaban, bajo su 
óptica, otra civilización y cultura. Se creaba así una diferenciación exclu‑
yente que utilizaba la frontera como separación entre culturas. Sin embar‑
go, la frontera quedaba recluida a un concepto teórico en cuanto aparecían 
elementos que contribuían a superarla y a articular realidades a través de 
instrumentos compartidos. En este sentido, desde Polonia hasta el Algarbe, 
y desde Irlanda hasta la Apulia, todos podían comunicarse a través de una 
misma lengua (el latín) y de un mismo código de conducta (el cristianis‑
mo). No obstante, no cabe duda que el concepto de frontera era mucho más 
flexible y variable en lo que al territorio se refiere de lo que es hoy en día. 
En efecto, el concepto de “frontera” tiene efectivamente muchas implica‑
ciones en las realidades jurisdiccionales y entramados imperiales.


INTRODUCCIÓN
HISTORIAS DE FRONTERA. FRONTERAS CON HISTORIA
7
La  frontera  durante  el  Antiguo  Régimen,  por  ejemplo,  fue  un  ele‑
mento en continua expansión y redefinición, pero no sólo en el ámbito 
geográfico, sino también en el imaginario colectivo. En el marco de una 
primera globalización, la aparición de nuevas fronteras y el contacto pro‑
gresivo entre las diferentes civilizaciones y sociedades que hasta entonces 
se desconocían, supuso la confrontación del preconcepto y la realidad y, 
por consiguiente, la redefinición constante de la noción de identidad de 
uno mismo en contraposición al otro. Para el caso de la Edad Moderna, 
y en particular para la Monarquía Hispánica y Portugal, los trabajos que 
presentamos subrayan dos elementos ligados al concepto de frontera. Por 
un lado, durante este periodo se comenzaron a perfilar con cierta claridad 
las identidades que conformaron las distintas comunidades de los reinos 
mediante  la  confrontación  del  imaginario  del  colectivo  y  la  contraposi‑
ción de este ideal con la visión sobre “el otro”. Por otro lado, esta frontera 
construyó distintas identidades que, en determinados contextos políticos 
y económicos, se solaparon sin contraponerse y, en otros ámbitos de inte‑
reses, derivaron en enfrentamientos y delimitaciones entre iguales. Con‑
ceptos como “soberanía”, “estado”, “nación” o “capitalismo comercial” se 
entremezclan, contrastan, modulan, condicionan y se encuentran en la 
génesis del debate sobre las cuestiones fronterizas.
Para  los  estudios  enmarcados  en  los  siglos  contemporáneos,  y  sin 
solución de continuidad, tenemos que distinguir conceptualmente las 
fronteras entre países (“borders”), limites entre áreas geográficas (“boun‑
daries”) y zona de frontera, como área a lo largo de una frontera (“fron‑
tier”). En efecto, “frontera” hace referencia a todo lo que los propios seres 
humanos han concebido como elemento diferenciador, ya sea mental o 
físico.
El concepto de frontera política, por tanto, resulta también extrema‑
mente dinámico, ha evolucionado en el tiempo, y su peso relativo ha va‑
riado. Casos actuales como el de la Unión Europea (UE), en el seno de la 
cual la mayoría de las fronteras internas están abolidas y donde la libertad 
de circulación de personas, bienes, servicios y capitales es una premisa, 
han desafiado este concepto y la permeabilidad de las fronteras (físicas, 


INTRODUCCIÓN
HISTORIAS DE FRONTERA. FRONTERAS CON HISTORIA
8
económicas, políticas y culturales). En esta misma línea, casos como la UE 
han  ayudado  a  reformular  también  el  propio  concepto  de  identidad  en 
cuanto a pertenencia a un territorio delimitado.
En este sentido, el caso de la UE es paradigmático, en la medida en 
que con la entrada en vigor del Tratado de Maastricht (1993) fueron pro‑
gresivamente aplicadas las cuatro libertades de circulación en el contexto 
del Mercado Único (perspectiva económica) y, a partir de 1995, con la im‑
plantación de Espacio Schengen fueron anulados los controles fronterizos 
en los Estados‑miembros firmantes de ese Acuerdo (perspectiva política). 
La UE se convirtió así, y de manera gradual, en un espacio virtualmente 
sin fronteras internas. 
Si la abolición de sus fronteras internas ha sido considerada como un 
factor positivo, innovador y beneficioso para el proyecto de integración eu‑
ropea y para los ciudadanos europeos, por otro lado, las fronteras externas 
permanecen, y su control y vigilancia no han estado exentas de críticas y 
de polémicas. Coexisten, de esta manera, dos realidades: una de apertu‑
ra (casi total) de las fronteras internas y otra con el ejercicio extremo de 
la seguridad y vigilancia. En este sentido, existen, simultáneamente, dos 
nociones de Europa: la “Europa sin fronteras” y la “Europa fortaleza”, con 
unos índices de control cada vez más elevados y militarizados en el seno 
de un espacio de libertad, seguridad y justicia de la UE. 
No deja de ser paradójico que después de que las fronteras se hayan 
vuelto cada vez más obsoletas, desde el punto de vista de los intercambios 
comerciales,  viajes,  intercambios  culturales  y  de  ideas,  tenemos  que,  en 
contrapartida, están construyéndose actualmente (en Bulgaria y Hungría 
con la crisis de los refugiados) o imaginándose (campaña de Donald Trump 
en relación a la frontera con México) muros que protegen físicamente al 
territorio. 
Si en otros tiempos fueron vistas como elementos de soberanía del Es‑
tado, la creciente naturaleza no territorial de la economía y de las ideas ha 
dotado a las fronteras políticas (terrestres, marítimas o aéreas) de una po‑
rosidad importante. En esta línea, internet también ha desempeñado un 
papel importante en el derribo/creación de fronteras al conectar/separar 


INTRODUCCIÓN
HISTORIAS DE FRONTERA. FRONTERAS CON HISTORIA
9
personas de diferentes espacios geográficos y contextos políticos abriendo 
un nuevo e interesante panorama de análisis.
*  *  *
En julio de 2015 tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Sociales y Hu‑
manas  de  la  Universidade  Nova  de  Lisboa  el  II  Workshop  Internacional 



Compartilhe com seus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   264


©historiapt.info 2019
enviar mensagem

    Página principal