Artículo de Revisión



Baixar 157.53 Kb.
Pdf preview
Página9/11
Encontro07.06.2021
Tamanho157.53 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11
Impaired  Against  Segregation  (UPIAS).  Originalmente, 

la UPIAS propuso algunas definiciones que explicitaban 

el  efecto  de  la  exclusión  social  en  la  producción  de  la 

deficiencia: “Lesión es la ausencia parcial o total de un 

miembro, órgano o existencia de un mecanismo corporal 

defectuoso;  deficiencia  es  la  desventaja  o  restricción 

de  actividad  provocada  por  la  organización  social 

contemporánea que poco o nada considera a aquellos que 

poseen lesiones físicas y los excluyo de las principales 

actividades de la vida social”

(2)

. Con el surgimiento del 



modelo social, el énfasis dado a las limitaciones físicas del 

modelo médico fue revisada y con eso se abrió un gran 

debate sobre las limitaciones del vocabulario usado para 

describir la deficiencia. La intención era destacar que no 

había, necesariamente, una relación directa entre lesión 

y deficiencia, transfiriendo el debate sobre salud para el 

terreno de la organización social y política. Lesión sería 

una  característica  corporal,  como  el  sexo,  el  color  de 

la  piel,  al  paso  que  deficiencia  sería  el  resultado  de  la 

opresión y de la discriminación sufrida por las personas 

en  función  de  una  sociedad  que  se  organiza  de  una 

manera que no permite incluirlas en la vida cotidiana. Es 

posible que una persona tanga lesión y no experimente 

la deficiencia, dependiendo de cuanto la sociedad está 

ajustada  para  incorporar  la  diversidad  humana

(19)


Jenny  Morris*,  ejemplificando  ese  hecho,  argumenta 

que no poder caminar es una expresión de la lesión. La 

deficiencia se configura en la inaccesibilidad impuesta a 

las personas que usan una silla de ruedas

(25)


. El resultado 

de esa revisión en la semántica de los conceptos fue una 

separación radical entre lesión y deficiencia. La primera 

representa  el  objeto  de  la  discusión  sobre  salud,  en 

cuanto la segunda es una cuestión de la sociedad, de los 

derechos y de la justicia

(19)

.

De  modo  general,  el  modelo  médico  exige 



un  alejarse  mucho  de  los  estándares  sociales  de 

normalidad  para  considerar  una  persona  deficiente. 

Los  criterios  utilizados  para  definir  la  deficiencia 

tienen  como  referencia  la  pérdida  completa  de  ciertos 

órganos  o  funciones.  La  identificación  de  la  deficiencia 

es  hecha  llevándose  en  cuenta  características  aisladas 

de estos órganos y funciones y las compara con límites 

establecidos para cada una de ellas. Con eso se obtiene 

criterios  que  establecen,  para  órganos  o  funciones 

comprometidas, los límites de la deficiencia, como, por 

ejemplo, niveles mínimos de acuidad visual, capacidad 

auditiva,  que  pueden  ser  evaluados  aisladamente,  así 

como  separados  de  las  necesidades  impuestas  por  las 

características sociales de cada persona. La combinación 

de la existencia de una condición de salud abajo de un 

estándar  abstracto  de  normalidad  y  la  persistencia  de 

esa  condición  en  el  tiempo  permite  al  modelo  médico 

diferenciar enfermedad y deficiencia.

Así,  en  el  ámbito  médico,  muchas  enfermedades 

son  entendidas  como  situaciones  temporarias  y  a 

pesar  de  que  algunas  personas  tengan  una  condición 

de  salud  inferior  por  los  criterios  de  normalidad,  esas 

personas enfermas no son consideradas deficientes, por 

que  la  reducción  de  capacidad  es  apenas  temporaria 

y  no  permite  definir  una  identidad.  La  deficiencia,  en 

el  abordaje  médico,  es  una  situación  irreversible,  una 

condición  permanente.  Por  ejemplo,  ser  ciego  es  una 

condición  permanente  para  una  persona  que  nació 

ciega, por tanto esa persona es considerada deficiente. 

Ya  la  persona  que  no  ve  por  una  inflamación  ocular 

grave es una persona enferma, ya que su situación es 

temporaria

(19)

.

En  la  lógica  del  modelo  social  no  se  hace  la 



distinción  entre  enfermedad  y  deficiencia  porque  se 

entiende  que  los  ajustes  requeridos  por  la  sociedad 

para  que  ella  contemple  la  diversidad  humana  son 

independientes del hecho de la persona ser enferma o 

deficiente y de por cuánto tiempo su condición corporal 

irá a mantenerse. Si una persona que usa una silla de 

ruedas, en cuanto se recupera de una fractura en las 

piernas, necesita de los mismos ajustes en el sistema 

de  transporte  que  una  persona  permanentemente 

incapacitada de caminar, ¿Por qué separarlas en grupos 

diferentes?

(3)


.

*

 Jenny Morris es escritora e investigadora en Inglaterra. Ella es deficiente y estuvo presente en los estudios sobre deficiencia desde su comienzo. Fue una 



de las autoras que demostró las particularidades de la deficiencia entre las mujeres y analizó la experiencia reproductiva de mujeres deficientes. Entre sus 

obras, se cita Able lives: women’s experience of paralysis (1989) e Independent lives? community care and disabled people (1993).




www.eerp.usp.br/rlae

Pantalla 8

Rev. Latino-Am. Enfermagem jul.-ago. 2010; 18(4):[09 pantallas].

El  modelo  médico,  al  no  reconocer  que  personas 

enfermas también experimentan la deficiencia, excluye 

de la atención de las políticas públicas, una gran parte 

de la población. En realidad, en Brasil, esa parcela de la 

población  viene  siendo  históricamente  excluida  ya  que 

los criterios médicos fueron usados en la definición de 

deficiencia  adoptada  por  los  formuladores  de  políticas 

sociales en los años de 1980 y, todavía hoy, continúan 

siendo utilizados

(7)

.

La  adopción  del  modelo  social  trae  como 



consecuencia la comprensión de que las investigaciones 

y  las  políticas  públicas  dirigidas  a  la  deficiencia  no 

pueden concentrarse apenas en los aspectos corporales 

de los individuos para identificar la deficiencia. Además 

de eso, al separar la deficiencia de la lesión, el modelo 

social  abre  espacio  para  mostrar  que,  a  pesar  de  la 

diversidad  de  lesiones,  hay  un  factor  que  une  las 

diferentes comunidades de deficientes en torno de un 

proyecto político único: la experiencia de la exclusión. 

Todos  los  deficientes  experimentan  la  deficiencia 

como  una  restricción  social,  no  importando  si  esas 

restricciones  ocurren  en  consecuencia  de  ambientes 

inaccesibles, de nociones cuestionables de inteligencia 

y competencia social, de la inhabilidad de la población 

en general para utilizar el lenguaje de señales, de la 

falta de material en braille o de las actitudes públicas 

hostiles manifestadas por las personas que no tienen 

lesiones corporales visibles

(5)

.




Compartilhe com seus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


©historiapt.info 2019
enviar mensagem

    Página principal