Artículo de Revisión



Baixar 157.53 Kb.
Pdf preview
Página6/11
Encontro07.06.2021
Tamanho157.53 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11
Disabilities  and  Handicaps  (ICIDH)

(10)


.  Los  objetivos 

de  la  OMS  fueron  llevar  la  lógica  clasificatoria  de  la 

Clasificación Internacional de Enfermedades (CID) para 

el  campo  de  las  lesiones  y  de  la  deficiencia,  de  forma 

a incluir las consecuencias de enfermedades crónicas y 

debilitantes y sistematizar el lenguaje biomédico relativo 

a las lesiones y las deficiencias

(11)


. De acuerdo con ese 

marco conceptual, impairment (deficiencia) fue descrita 

como la pérdida o la anormalidad en órganos y sistemas 

y en las estructuras del cuerpo, disability (incapacidad) 

fue caracterizada como la consecuencia de la deficiencia 

desde el punto de vista de rendimiento funcional, o sea, 

* Para conocer datos de investigación sobre la calidad de vida en personas con deficiencia, ver: Bampi LNS, Guilhem D, Lima DD. Qualidade de Vida em 

Pessoas com Lesão Medular Traumática: um estudo com o WHOQOL-bref. Rev. Bras. Epidemiol. 2008; 11(1): 67-77.




www.eerp.usp.br/rlae

Pantalla 4

Rev. Latino-Am. Enfermagem jul.-ago. 2010; 18(4):[09 pantallas].

en el desempeño de las actividades esenciales a la vida 

diaria, y handicap (desventaja) refleja la adaptación del 

individuo al medio ambiente resultante de la deficiencia 

y de la incapacidad

(10)


.

La  ICIDH  describía,  como  una  secuencia  linear, 

las  condiciones  provenientes  de  la  enfermedad: 

Enfermedad 

  Deficiencia 



  Incapacidade 

→ 

Desventaja



(12)

. El proceso de revisión de la ICIDH apuntó 

sus principales fragilidades: la falta de relación entre las 

dimensiones que la componían y el no abordar aspectos 

sociales y ambientales. Así, después de varias versiones 

y  numerosas  pruebas,  en  mayo  de  2001,  la  Asamblea 

Mundial de la Salud aprobó la Internacional Clasification 

of  Functioning  Disability  and  Health

(13)


.  La  versión  en 

portugués fue traducida por el Centro Colaborador de la 

OMS en Brasil bajo el título de Clasificación Internacional 

de Funcionalidad, Incapacidad y Salud (CIF)

(14)

.

La  CIF  describe  la  funcionalidad  y  la  incapacidad 



relacionadas a las condiciones de salud. Identifica lo que 

una persona puede o no puede hacer en su vida diaria, 

teniendo  en  vista  las  funciones  de  los  órganos  o  de 

los sistemas y las estructuras corporales, así como las 

limitaciones de actividades y de la participación social en 

el medio ambiente donde la persona vive

(15)

.

Diferentemente  de  la  ICIDH  que  proponía  la 



comprensión de la deficiencia por medio de un modelo de 

causa única basado en la enfermedad, el modelo CIF es 

multicausal y está basado en la funcionalidad, que cubre 

los componentes de funciones y estructuras del cuerpo, 

actividad  y  participación  social.  Según  ese  modelo,  la 

incapacidad  es  resultante  de  la  interacción  entre  la 

disfunción  presentada  por  el  individuo,  la  limitación 

de  sus  actividades,  la  restricción  en  la  participación 

social  y  los  factores  ambientales  que  pueden  actuar 

como facilitadores o barreras para el desempeño de las 

actividades y de la participación

(16)


.

La  CIF  es  basada,  por  lo  tanto,  en  un  abordaje 

biopsicosocial que incorpora los componentes de salud 

en los niveles corporales y sociales. Así, en la evaluación 

de  una  persona  deficiente,  ese  modelo  se  destaca  del 

biomédico,  basado  en  el  diagnóstico  etiológico  de  la 

disfunción, evolucionando para un modelo que incorpora 

las  tres  dimensiones:  la  biomédica,  la  psicológica 

(dimensión individual) y la social. En ese modelo cada 

nivel actúa sobre y sufre la acción de los demás, siendo 

todos influenciados por los factores ambientales

(16)


.

El objetivo pragmático de la CIF es dar un lenguaje 

estandarizado y un modelo para la descripción de la salud 

y de los estados relacionados a la salud, permitiendo la 

comparación de datos entre países, servicios de atención 

a la salud, así como el acompañamiento en el tiempo. Sin 

embargo, los conceptos presentados en la clasificación 

apoyan  un  nuevo  paradigma  para  pensar  y  trabajar  la 

deficiencia  y  la  incapacidad:  ellas  no  son  apenas  una 

consecuencia  de  las  condiciones  de  salud/enfermedad, 

pero son determinadas también por el contexto del medio 

ambiente físico y social, por las diferentes percepciones 

culturales  y  actitudes  en  relación  a  la  deficiencia,  por 

la disponibilidad de servicios y de legislación

(12)

. La CIF 



refleja  la  idea  de  que  la  deficiencia  es  el  resultado  de 

una  interacción  de  habilidades,  capacidades  y  medio 

ambiente

(13)


.

El  cambio  en  el  abordaje  de  la  OMS  fue  fruto  de 

más  de  veinte  años  de  lucha  de  las  comunidades  de 

deficientes. El modelo ICIDH fue muy criticado, por esos 

grupos  y  por  los  académicos  defensores  del  abordaje 

social, porque tenía la enfermedad como punto de partida 

para la discusión de la deficiencia, o sea, era necesario 

una desviación del estándar considerado normal por la 

sociedad para que existiese la deficiencia

(11)


. Además del 

fundamento  peyorativo  del  concepto  de  handicap,  que 

en ingles deriva de la expresión cap in had (sombrero en 

la mano) y quería decir que la persona (deficiente) tenía 

que pedir limosnas para poder sobrevivir

(1)


.

La CIF propone un sistema de evaluación que relaciona 

funcionamientos  con  contextos  sociales,  demostrando 

que es posible que una persona tenga lesiones sin ser 

deficiente (una lesión medular en ambientes pasibles de 

usar la silla de ruedas, por ejemplo). Así cómo es posible 

que  alguien  tenga  expectativas  de  lesiones  y  ya  ser 

socialmente considerado como deficiente (un diagnóstico 

de predicción de enfermedad genética, por ejemplo). La 

clasificación  dejó  de  basarse  en  las  consecuencias  de 

una enfermedad para evaluar componentes de salud

(9)


.

El contexto de salud y enfermedad fue uno de los 

puntos de partida para la evaluación de la deficiencia en 

el  modelo  CIF,  pero  fueron  enfatizadas  la  importancia 

de  otros  dominios  para  la  comprensión  de  ese 

fenómeno


(17)

.

Estudiosos  afirman  que  la  CIF  puede  ser  usada 



en  muchos  sectores  que  incluyen  salud,  educación, 

providencia  social,  medicina  del  trabajo,  estadísticas, 

políticas públicas, entre otras

(12,15,18)

. Una de las ventajas 

apuntadas para la adopción del modelo es la posibilidad 

de uniformizar conceptos, lo que permite la comunicación 

entre  investigadores,  gestores,  profesionales  de  salud, 

organizaciones de la sociedad civil y usuarios en general. 

Uno de los campos más explorados para la aplicación de 

la CIF ha sido el área de medicina física y rehabilitación, 

en  lo  que  concierne  al  acompañamiento  del  estado  de 




www.eerp.usp.br/rlae

Pantalla 5

Bampi LNS, Guilhem D, Alves ED.

salud de los individuos en tratamiento. Sin embargo, la 

adopción de la CIF en el área de salud pública puede dar 

las bases para elaborar políticas e iniciativas más amplias 

y resolutivas en relación a la población deficiente

(12)


.

Por algún tiempo se evitó el uso del término deficiente 

para  referirse  a  las  personas  que  experimentaban  la 

deficiencia. Se pensaba que se trataba de un término que 

causaba estigma. Como alternativa, se utilizaba persona 

portadora de necesidades especiales, persona portadora 

de  deficiencia  o,  más  recientemente,  persona  con 

deficiencia, términos que tenían como objetivo destacar 

la  importancia  de  la  persona  antes  de  la  deficiencia. 

Sin embargo, personas que prefieren el reconocimiento 

de  la  identidad  en  la  deficiencia  utilizan  el  término 

deficiente. Esas personas siguen principios semejantes 

al uso del término negro para hacer referencia a los de 

color moreno o oscuro

(19)

, a pesar del reconocimiento de 



esa  identidad,  de  esa  realidad  biológica,  ella  esconda 

funciones  sociales  e  injusticias  que  subyacen  a  la 

designación de las personas en ese grupo

(1)


.

Para Wendell

*

, el entendimiento de lo que constituye 



deficiencia  presenta  variaciones.  Las  definiciones 

de  deficiencia  oficialmente  aceptadas  (órganos 

gubernamentales y servicios sociales) son determinadas 

por la cantidad de asistencia que esas personas reciben. 

En  la  realidad  norteamericana,  eso  incluye  asistencia 

económica,  educación,  habilitación  y  rehabilitación, 

obtención de equipamiento, modificaciones en el hogar, 

contratación de personal especializado para los cuidados 

y  hasta  la  obtención  de  productos  médicos.  Para  los 

deficientes desempleados, alimentación y habitación. La 

asistencia  también  puede  incluir  formas  especiales  de 

transporte o el adhesivo que permite estacionar en lugar 

reservado

(1)


. Ya la definición de deficiencia socialmente 

aceptada  determina  el  reconocimiento  del  deficiente 

por  amigos,  miembros  de  la  familia  y  compañeros 

de  trabajo.  El  reconocimiento  de  la  deficiencia  es 

importante  no  solamente  para  que  el  deficiente  pueda 

recibir  ayuda  de  esas  personas,  pero  también  por  el 

reconocimiento  y  confirmación  de  la  realidad  para  él 

propio, lo que es importante para mantenerlo enraizado 

social y psicológicamente en una comunidad. Definirse 

como deficiente afecta la identidad de la persona. Ella 

pasa a entender que no está solo y que pertenece a un 

grupo,  pero  al  mismo  tiempo  comprende  que  carga  el 

estigma de pertenecer a ese grupo

(1)


.

Para Diniz

**

, la deficiencia debe ser entendida como 



un  concepto  amplio  y  relacional.  Es  deficiencia  toda  y 

cualquier forma de desventaja resultante de la relación 

del  cuerpo,  con  lesiones,  y  la  sociedad.  Lesión,  a  su 

vez, engloba enfermedades crónicas, desvíos o traumas 

que, en la relación con el medio ambiente, implican en 

restricciones de habilidades consideradas comunes a las 

personas con la misma edad y sexo en cada sociedad

(4)


.

Oliver


***

 critica el concepto persona con deficiencia, 

ya que considera que esta visión liberal y humanista se 

choca  con  la  realidad  de  cómo  ella  es  experimentada 

por los deficientes que sustentan ser la deficiencia una 

parte esencial de la constitución de sus identidades y no 

meramente un apéndice. En ese contexto, para el autor, 

no  hace  sentido  hablar  sobre  personas  y  deficiencia 

separadamente,  ya  que  los  deficientes  demandan  ser 

aceptados como son, esto es, como deficientes

(5)

.

La definición de deficiencia no está relacionada a la 



falta de un miembro o a la reducción de la visión o de la 

audición. Lo que la caracteriza son las dificultades que las 

personas con alguna alteración física o mental encuentran 

al relacionarse o integrarse en la sociedad

(20)

. La deficiencia 



no debe ser entendida como sinónimo de enfermedad, ya 

que es un fenómeno social que surge con mayor o menor 

incidencia  a  partir  de  las  condiciones  de  vida  de  una 

sociedad,  de  su  forma  de  organización,  de  la  actuación 

del Estado, del respeto a los derechos humanos y de los 

bienes y servicios disponibles para la población

(21)

.

En la opinión de un investigador



(22)

 para comprender 

lo que es deficiencia, no basta mirar para aquel que es 

considerado deficiente, buscando en su organismo o en 

el comportamiento atributos o propiedades que puedan 

ser  identificados  como  siendo  la  propia  deficiencia  o 

alguno correlacionado con ella. Es necesario mirar para 

el  contexto  en  el  cual,  con  su  sistema  de  creencias  y 

valores y con la dinámica propia de negociación, alguien 

es identificado y tratado como deficiente. Ese contexto 

condiciona  el  modo  de  tratamiento  de  la  persona 

deficiente y por este es condicionado.

En  la  discusión  terminológica  sobre  deficiencia 

es  posible  identificar  dos  grandes  tendencias:  la 

estadunidense, pautada en una plataforma de derechos 

* Susan Wendell es una filósofa canadiense que desarrolló una enfermedad, encefalitis mialgia, que causa intensos dolores e fatiga extrema. La experiencia 

de ser deficiente fue explorada y analizada de forma muy original en su libro, de 1996, The Rejected Body: feminist philosophical reflections on disability.

** Débora Diniz es una antropóloga brasileña, profesora da Universidad de Brasilia, pionera en los estudios sobre deficiencia en Brasil. Entre otros trabajos 

de la autora, es importante conocer el libro O Que é Deficiência (2007).

*** Michel Oliver es un sociólogo pionero del modelo social, él es tetrapléjico debido a una lesión medular desde 1962. Escribió otros libros y artículos 

además de los citados en el presente artículo, entre ellos, se destacan: Social Work with Disabled People (1983) y Walking into Darkness: The Experience 

of Spinal Injury (1988).



www.eerp.usp.br/rlae

Pantalla 6

Rev. Latino-Am. Enfermagem jul.-ago. 2010; 18(4):[09 pantallas].

civiles, que adopta el concepto persona con deficiencia o 

persona portadora de deficiencia, y la británica, basada 

en el modelo social de la deficiencia, que prefiere utilizar 

la forma persona deficiente o deficiente

(4)


.

En  la  Legislación  Brasileña  (Ley  7.853/1989; 

Decreto  3.298/1999)  la  nomenclatura  utilizada  es: 

persona  portadora  de  deficiencia;  siendo  designada 

como  “la  persona  que  posee  limitación  o  incapacidad 

para el desempeño de actividades”

(23)

. La ley encuadra 



a la persona portadora de deficiencia en las siguientes 

categorías: deficiencia física, auditiva, visual, mental y 

múltiple.




Compartilhe com seus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


©historiapt.info 2019
enviar mensagem

    Página principal